El destino hizo que nos conociéramos en la montaña, y este fin de semana mientras yo hacía la de 100km y tu la de 16km, sólo había 1 punto donde nos podíamos juntar, y otra vez el destino lo volvió a hacer.

Cuando yo llegaba de escalar la montaña por una parte tu aparecias por la otra, de 600 personas, con horas por delante y por detrás,después de pasar toda la primera noche justo fue en ese momento.

Una vez más ,la magia de la montaña quiso que nuestros caminos se juntaran en ese preciso momento. Dándome más aliento si cabe para seguir adelante.

Por todo y por más, sigamos dándole golpes de locura y desafiando ese destino que tantas veces nos junta.

@yaslocor