¿De dónde sacamos la energía para la realización del ejercicio físico y cómo utiliza el cuerpo humano esa energía para llevarlo a cabo? 

Me gustaría responder a esta pregunta, que no está demás que sepamos a la hora de cuidar nuestra alimentación para la posterior realización de actividades físicas.

Los humanos obtenemos la energía a través de los alimentos. La cantidad de energía de cada alimento, depende de la cantidad de calor que sea capaz de liberar en el interior de nuestro organismo. Esta energía se mide en kilocalorías (Kcal).

“La energía se define como la capacidad para producir trabajo”

Nuestro cuerpo es una perfecta máquina, capaz de adaptarse a las más extremas situaciones, y por lo cual, estará capacitada para hacer el uso de la energía en función de las necesidades del momento y así como del tipo de actividad en cuestión.

En este sentido, podemos diferenciar dos tipos de energía:

*Energía Potencial

Se trata de la energía almacenada y que actualmente no se encuentra en uso, pero está disponible y puede ser utilizada en algún momento. Mediante reacciones químicas, como son la ruptura de enlaces moleculares, se obtendrá y se liberará gran cantidad de esa energía.

*Energía Cinética

También llamada energía libre. Es el tipo de energía que se encuentra activa o en uso en todo momento realizando algún tipo de trabajo determinado. La síntesis es un tipo de proceso (trabajo) que es realizado a nivel celular, y en tal labor se generan nuevas moléculas.

Las principales fuentes de energía las podemos dividir en grasas, hidratos de carbono y proteínas. 

Las grasas y los hidratos de carbono son las principales fuentes de energía. Las proteínas sin embargo tan solo aportan entre el 10% y 15% de la energía necesaria para el ejercicio físico.

Cuando se trata de ejercicio y entrenamiento deportivo, es importante saber de cuál sistema de energía está recibiendo ATP para que sepas cómo entrenar de manera eficiente 

Pero que es el ATP???

El medio básico a través del cual la acción muscular obtiene energía, es el ATP (adenosíntrifosfato). Cuando se produce la degradación o catabolismo de los nutrientes se libera energía que se transforma en ATP, el cuál es utilizado en el músculo para realizar sus funciones, entre ellas la contracción muscular.

Dependiendo de la intensidad, duración del ejercicio físico y cantidad de sustratos almacenados, nuestro cuerpo optará por priorizar una u otra vía de obtención de energía.

Existen tres sistemas de energía en el cuerpo humano para reabastecer el ATP:

*El sistema del Fosfageno (proceso anaeróbico, es decir en ausencia de oxigeno).

*Glucolisis: (dos tipos: glucolisis rápida y glucólisis lenta).

*Sistema Oxidativo (proceso aeróbico, es decir en presencia de oxigeno)

SISTEMA DEL FOSFAGENO:

Es la principal fuente de ATP a corto plazo en actividades de gran intensidad (ej: saltos y esprines), pero se activa al inicio de todo tipo de ejercicio con independencia de su intensidad. Incluso durante los primeros segundos de una carrera de 5 km o en una clase de spinning. Depende de las reacciones químicas del ATP y la fosfocreatina. Estas reacciones generan energía a un gran ritmo;sin embargo como se almacenan en el musculo en pequeñas cantidades, el sistema fosfageno no puede aportar suficiente energía en actividades ininterrumpidas de larga duración.

GLUCOLISIS:

Es la descomposición de los hidratos de carbono, sea el glucógeno almacenado en los músculos, o la glucosa en la sangre. Es la fuente primaria de ATP en actividades musculares de gran intensidad que duran hasta dos minutos.

El proceso de glucólisis ocurre de dos formas, denominadas glucolisis rápida (anaeróbica) y glucolisis lenta (aeróbica).

Durante la glucolisis rápida, el subproducto (el piruvato) se convierte en ácido láctico y aporta energía a un ritmo más rápido que en la glucólisis lenta, donde el piruvato se transporta a las mitocondrias para producir energía mediante el sistema oxidativo.

La fatiga muscular que se experimenta durante el ejercicio suele asociarse normalmente con elevadas concentraciones de ácido láctico en el tejido muscular.

SISTEMA OXIDATIVO ( AEROBICO):

Es la fuente primaria de ATP en reposo y durante actividades aeróbicas, y emplea sobre todo hidratos de carbono y grasas como sustratos.

Es la vía energética de mayor rentabilidad. Los productos finales no producen fatiga.

Ejercicios de media-baja intensidad y larga duración. Desde 60-90 segundos hasta 2-3 horas.

Sistema limitado por la velocidad máxima con la que una persona puede consumir oxígeno.

Y Cual es la mejor opción para un corredor de montaña???

De los muchos alimentos disponibles, aquellos que son ricos en hidratos de carbono son imprescindibles para un corredor de montaña. Pero no todos son iguales, por lo que debemos elegir para conseguir la dieta más beneficiosa para nuestras necesidades.

Los hidratos de carbono entran dentro del grupo conocido como macronutrientes con función energética, considerándose la mayor fuente de energía para el organismo.

Lo que los hacen especialmente indicados para los deportistas es que la energía que nos proporcionan es un suministro rápido, sobre todo cuando estamos hablando de un deporte de resistencia como el trailrunning.

Cuando consumimos carbohidratos, nuestro cuerpo los sintetiza y los convierte en glucógeno, nuestra gasolina, que se almacena principalmente en los músculos y una pequeña parte en el hígado.

Por ello, cuando estamos realizando una actividad física continuada en el tiempo, debemos siempre tirar de los hidratos de carbono para no vaciar por completo el depósito de energía.

Entre las mejores fuentes posibles de carbohidratos para los corredores de montaña encontramos la pasta, el arroz, los cereales, el pan integral o de grano entero, la fruta, la verdura, la patata, la familia de los lácteos, bebidas isotónicas o preparados alimenticios para deportistas, como geles o barritas energéticas.

La presencia de unos buenos depósitos de glucógeno en nuestro organismo será un factor primordial para un correcto rendimiento deportivo. El vaciado de esos depósitos de carbohidratos marcará el devenir competitivo y el resultado final obtenido.

Así pues parte del entrenamiento irá dirigido a aumentar de modo fisiológico los citados depósitos y a aprender a utilizar las grasas como combustible para ahorrar el citado glucógeno. Se ha comprobado que el aporte de glucosa mediante la ingesta durante el ejercicio produce ahorro de glucógeno y por ende mayor rendimiento deportivo.

Conclusión

Resumiendo, tenemos dos sistemas de energía que funcionan sin oxígeno (anaeróbicos) y un sistema que requiere una entrada constante de oxígeno (aeróbico), con niveles muy diferentes de liberación de energía.

Estos tres tipos de fuentes energéticas se mantienen activas de forma simultánea en todo momento. 

Sin embargo, existirá cierta predominancia de una sobre otra dependiendo estrictamente del tipo de actividad que estemos realizando, su duración y la intensidad de la contracción muscular, entre otras cosas.

Así es como cada cuerpo precisará de un aporte particular de sustrato energético, dependiendo de la actividad en curso.

*Existen dos hechos fundamentales que influyen sobre el rendimiento deportivo generando fatiga:

– La disminución de los depósitos de carbohidratos.

– La deshidratación.

Por esta razón durante la práctica deportiva y competitiva deberemos prestar especial atención a la ingesta de carbohidratos ya sea en forma sólida, semisólida o líquida (barritas, geles o bebidas carbohidratadas) y a la ingesta de agua y electrolitos.

Lo ideal es conseguir la suficiente flexibilidad metabólica, para utilizar de manera eficiente los distintos mecanismos que ofrece nuestro cuerpo.